ACTUALIDAD

Un logro personal

El mercado es impredecible a corto plazo, pero a largo plazo siempre refleja la capacidad de las empresas para crear beneficios.

11 . 09 . 2019
GIORGIO Angiolini (Azimut AM)

3 minutos

Durante muchos años como inversor y como consultor he conocido el malestar que produce cuando el mercado cae y con él cae tu cartera, o peor aún, cuando tus inversiones bajan mientras el mercado en general está subiendo.

Todos queremos ganar dinero cuando otros ganan, pero no queremos perder cuando todos pierden. Básicamente nos gustaría poder predecir la tendencia de los precios para invertir cuando los mercados suban, pero estar fuera de ella cuando empiezan a caer.

La imposibilidad de predecir sistemáticamente el futuro es una realidad difícil de aceptar y por esta razón los inversores se dejan atraer por lo que ha tenido éxito en el pasado reciente, atribuyendo este éxito a una habilidad de saber interpretar y anticipar los movimientos del mercado. Excepto cuando abandonan la estrategia porque ya no funciona y miran para invertir en otra que se comportó mejor, y luego otra y otra, y así sucesivamente.

Desafortunadamente, estos cambios constantes conducen a un solo resultado: la mayoría de los inversores están insatisfechos con sus inversiones y la enorme cantidad de dinero aparcado en cuentas bancarias e instrumentos monetarios sigue aumentando, como signo de renuncia.

Sin embargo, la historia habla por sí misma. A largo plazo, los instrumentos monetarios han reducido considerablemente el poder adquisitivo de los ahorradores, mientras que la renta variable ha multiplicado la de los inversores.

Lo que nos impide beneficiarnos de las ganancias a largo plazo que provienen de la inversión en acciones son nuestras emociones, el miedo a la volatilidad que nos hemos acostumbrado a llamar erróneamente riesgo. En esto hemos sido ayudados por la normativa que, tal vez con el fin de complacer a la naturaleza humana, impone asesores para asignar a sus clientes, después de una entrevista cuidadosa, un perfil de riesgo al que ser asociado.

Cuando la volatilidad de la cartera supera el extremo superior de la gama, el asesor debe aconsejar la venta de algunos de los componentes con más «riesgo» en favor de otros con menos “riesgo”. Por el contrario, cuando la volatilidad de la cartera cae por debajo del extremo inferior de la gama, el asesor puede sugerir la compra de componentes que una vez más fueron de «riesgo».

Esencialmente, el comportamiento cumple con las regulaciones, parece ser el de comprar alto y vender bajo.

Todos admiramos a Warren Buffet, universalmente considerado como el mayor inversor de todos los tiempos, por lograr resultados extraordinarios a largo plazo. Aquellos que compraron acciones en Berkshire Hathaway en 1987 y mantuvieron las acciones hasta el día de hoy habrían multiplicado su inversión más de 100 veces, con un rendimiento anualizado de más del 16%. Es decir, más del doble del rendimiento de la mayoría de los índices bursátiles durante el mismo período.

Pero ese 16% es un promedio, por supuesto. No todos los años fueron iguales. Por ejemplo, del 30 de junio de 1998 al 29 de febrero de 2000, Berkshire perdió el 44% de su valor de mercado, mientras que la bolsa de valores global promedio ganó el 32%.

Pocos inversores resistieron, más bien abandonaron la estrategia, vendiendo las acciones para seguir la moda del momento, para seguir al rebaño. Al hacerlo se perdieron el fuerte rebote que siguió.

Durante ese período de gran «bajo rendimiento» Berkshire continuó publicando beneficios reales, que crecieron mucho más que los de las «punto-com» –empresas relacionadas con internet– cuyos precios estaban subiendo y alimentando implacablemente el ascenso de los índices, hasta que la burbuja estalló. En ese momento, a medida que los mercados globales se desplomaron, Berkshire se embarcó en un ascenso espectacular, dejando a aquellos que habían vendido en una situación de frustración indefensa: haber perdido primero en su descenso y luego perder de nuevo junto con el resto del mercado.

Controlar nuestras emociones

Pero una «autoridad aún más alta que Buffet» sirve como un segundo ejemplo. Wesley Gray, en su libro «Even God Would Get Fired As An Active Investor», calcula los resultados que habría ganado un inversor que sabía de antemano qué acciones subirían más en los próximos 5 años.

A partir de 1927, el autor construyó una cartera que al comienzo de cada quinquenio invertía en renta variable y que luego tenía el mejor rendimiento al final del período. El resultado habría sido excelente: 29% por año durante unos 100 años.

Con ese rendimiento, el inversor habría acumulado suficiente capital para poseer prácticamente todo el mercado. Pero ahora viene el increíble dato: ¡en algún momento, esa imposible buena cartera habría estado en un -75% en comparación con el último pico!

Recuerde, la cartera sólo invierte en las mejores acciones, pero en algunos puntos incluso las mejores acciones caen bruscamente, como en 2008. Las conclusiones del autor son claras, ni siquiera Dios podría reunir muchos de los requisitos de los inversores. Por lo tanto, no es de extrañar que la mayoría de la gente no gane apenas dinero en el mercado de valores.

A la luz de esto, está claro que tenemos que abordar la inversión de manera diferente a lo que le gustaría a nuestra naturaleza humana, cómodo y poco estresante, y que estamos invitados a controlar nuestras emociones.

Debemos tener una estrategia que nos permita ser siempre coherentes y saber qué hacer, en cada situación de mercado.

En resumen, debemos perseguir un logro personal: superar nuestras emociones y actuar de manera racional.

Afortunadamente, para esto tenemos un gran aliado: Francisco García Paramés, quien en su libro «Invirtiendo a largo plazo» se ha abierto totalmente, transmitiendo su experiencia, explicando su proceso y tratando integralmente este universo de inversiones, hasta el punto de que nos resulte familiar. Su lectura, incluso repetida, nos lleva a una conclusión importante:

La volatilidad -inevitable y casi siempre impredecible- es el gran amigo de nosotros los inversores, porque nos permite aprovechar oportunidades que sin ella no existirían. En lugar de tratar de predecirla, debemos estar preparados para gestionarla para crear las condiciones que nos permitan disfrutar plenamente de los frutos de la posterior ascensión. Nunca olvidemos que el mercado es impredecible a corto plazo, pero a largo plazo siempre refleja la capacidad de las empresas para crear beneficios.

FILOSOFÍA DE INVERSIÓN

ACTUALIDAD

EXPERIENCIAS DEL INVERSOR